Haciendo un trabajo de investigación para un postgrado en la Universidad Favaloro, descubrí esta nueva propuesta curativa que posee importantes puntos de coincidencia con la psicoterapia. La Biodecodificación puede conocerse también, con otros nombres y cada una, marca una orientación según quien la desarrollo (un médico, médico psiquiatra o psicólogo). Lo que si queda claro, es que conjuga conceptos científicos, dando una explicación emocional al origen de las enfermedades o síntomas.

Desde la Biodecodificación, se busca el sentido lógico del síntoma o enfermedad, que no es más que un conflicto emocional cristalizado en el cuerpo. Es decir, que nuestros pensamientos generan emociones y es el cerebro quien las gestiona. Pero, cuando nos afectan intensamente, el cerebro nos garantiza la mejor respuesta, nuestra supervivencia, aun cuando esta se exprese en una enfermedad. Es decir, un shock emocional se traduce en un shock biológico. Toda enfermedad o malestar está biológicamente cargada de sentido, no es ni estática ni proviene de afuera.

Las emociones se tramitan en función, tanto de nuestra historia personal como familiar o de clan. Es nuestro cuerpo el que guarda esa información en cada una de nuestras células en forma de código, los cuales son activados o desactivados por el cerebro coordinando pensamiento – emoción y cuerpo. Un síntoma, una enfermedad se considera un programa biológico de supervivencia que da respuesta biológica a los conflictos que nos afectan y no hemos podido resolver.

Desde la Biodecodificación, se acompaña a analizar los sentimientos, actitudes, formas de ver y sentir la vida que se encuentran ocultas generando enfermedades; siendo de capital importancia descubrir la emoción fundante de esa dolencia que se encuentra en la Sombra, influyendo poderosamente, como para provocar una enfermedad. Es decir, buscamos ese código que se exteriorizó en malestar para programar uno nuevo más saludable. La respuesta está en nuestro inconsciente el  cual  se manifiesta en nuestro cuerpo y, solo al hacer consiente el conflicto que desencadenó el stress, se recobrara la salud.

La enfermedad existe porque tiene sentido, no es “mala suerte” ni “mi destino” o “un castigo". Del mismo modo, la curación existe porque tiene sentido para la persona sanar y depende de ella. Con la activación de un nuevo código saludable, con un cambio de perspectiva, el malestar ya no tiene sentido de ser y la sanación se tendría que hacer sola. Este trabajo es, absolutamente, personal, es decir, que cada uno debe encontrar el sentido y resentirlo. Lo importante, como en toda terapia, es el compromiso a soltar la enfermedad, aprender de ella para vivir con una actitud diferente, aprovechando esta nueva oportunidad.

Es importante recalcar que, a la consulta de Biodecodificación, se debe concurrir con diagnóstico médico. Desde ningún punto de vista, el tratamiento médico debe ser abandonado, dado que la Biodescodificación no es una terapia en sí misma. Lo que se pretende es optimizar los tratamientos que el paciente recibe. Sus técnicas son totalmente complementarias al abordaje de la medicina. Su encuadre es preciso, diferente, por lo tanto no substituye a ningún tipo de tratamiento, sea este médico o psicológico.

Contacto